Mensaje del Sr. Director de la Escuela Militar


 

WALTER JACOBO LOVATO VILLATORO

CNEL. INF. DEM

DIRECTOR

Con la mejor disposición de servicio asumo la responsabilidad de la Dirección de nuestra Alma Mater, la Escuela Militar "Capitán General Gerardo Barrios", responsabilidad que además de ser un alto honor, constituye uno de los mayores retos de mi vida profesional, porque es en este centro de estudios en donde se forman los futuros líderes militares.
En lo que concierne al servicio de nuestra Carrera Militar, siempre ha sido mi convicción que todo mi entendimiento y capacidades deberán estar orientadas al cumplimiento certero de la misión que se me encomiende, contando para ello, en primer lugar con la dirección del Supremo Creador, a quien desde ya encomiendo mis pasos y pido la sabiduría para poder ser acertado, justo, consciente y visionario en el ejercicio de esta responsabilidad académica.
Sin duda alguna, la calidad de la oficialidad que me acompaña en esta misión es indiscutible, siendo reconocidos por su profesionalismo, honorabilidad y alta disposición de servicio a la Patria; como así mismo, se que la Escuela Miliar cuenta con un personal administrativo digno del mayor encomio por su fidelidad y voluntad para el desempeño de sus múltiples funciones.
Al asumir esta Dirección, nuevamente la Patria me conduce a la dinámica de la modernización del Estado Salvadoreño, a través de la evolución de sus instituciones, la cual, en el caso particular de la Fuerza Armada, está sustentada en los planes de formación, especialización y de post grado contemplados en su sistema educativo.
Pondré en mi gestión todo el interés, la voluntad y el ánimo por continuar la honrosa tarea de forjar a los mejores servidores de la Nación, iniciada por mis antecesores, quienes han dedicado su mayor esfuerzo en lograrlo, teniendo en mente que todo el empeño realizado, es al servicio de los grandes intereses de la Patria Salvadoreña, la cual necesita de los ciudadanos más capacitados para que sean sus leales defensores.
Para lograr ese propósito y cumplir eficazmente la misión que se me encomienda, estoy asumiendo el mandato de "formar" a las nuevas generaciones de Oficiales, a efecto de convertirlos en líderes con carácter; líderes que puedan tomar las decisiones más certeras y convenientes, en el momento más oportuno; en fin, la misión consiste en construir los líderes que nuestra Nación requiere.
Por lo tanto, invito a todos mis colaboradores a compenetrarnos totalmente de la razón de ser y de estar dentro de la Escuela Militar, en la cual todos, sin ninguna excepción, en el nivel que sea, debemos orientar nuestro mayor esfuerzo en beneficio del cadete, que es la persona más importante y que estamos en la obligación de formar, formación que no sólo se logra en el aula o en el patio de instrucción o en las diferentes maniobras o ejercicios, sino que tiene su origen en el ejemplo que les proporcionemos con nuestra conducta diaria.
Trabajare tesoneramente, atento a las recomendaciones del Honorable Consejo Académico, con el soporte didáctico del más alto nivel del Cuerpo de Catedrático de este Instituto Especializado de Nivel Superior, con apego a las directrices emanadas del Alto Mando y la conducción del Comando de Doctrina y Educción Militar y velando por el cumplimiento de las normas contenidas en la Ley de Educación Superior.
Tengo la convicción que encontraré en ustedes los mejores y más decididos colaboradores para hacer de nuestra Escuela el crisol forjador de los héroes y valientes de la Patria Salvadoreña; desde ya les agradezco su apoyo, su lealtad incondicional y la compenetración en sus responsabilidades, porque sirviendo bien a nuestra Escuela, serviremos mejor a la Nación.
Por la Patria........ "VENCER O MORIR."

  
       

< Regresar a El Instituto